Tu guía sobre salud bucodental

 In Blog

Con motivo del día mundial de la salud bucodental, nos hacemos eco de este magnífico folleto con consejos realizado por la fundación canaria dental en colaboración con el Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas.

A continuación recopilamos algunos de los consejos más importantes sobre salud bucodental:

Visita periódicamente a tu dentista

Una buena revisión odontológica cada seis meses, puede detectar patologías graves que impliquen riesgo para tu salud. Incluso, los dolores de cervicales, de cabeza u oído pueden ser motivo de una mala oclusión de la boca.

¿Sabías que las enfermedades periodontales están relacionadas con las enfermedades respiratorias crónicas o incluso con el cáncer? Además se ha demostrado que aumentan un 50 % el riesgo de patología cardiovascular.

Cada año se detectan más de 500 000 nuevos casos de cáncer oral. Acudir periódicamente al dentista puede ayudar a detectarlo.

Cepíllate los dientes 3 veces al día

Y no solo para tener los dientes limpios, sino para que estén más sanos y acabar con la placa bacteriana. Si estás fuera de casa, una buena solución es tener un cepillo de dientes de bolsillo (pregunta en tu farmacia de confianza o busca en tu supermercado un kit de viaje junto con la pasta de dientes).

Masticar chicles sin azúcar, enjuagarse la boca o usar colutorio está bien, pero no es suficiente para eliminar los restos de comida acumulados en los espacios interdentales.

Ten una dieta equilibrada

El consumo prolongado de bebidas energéticas desgastan el esmalte debido a los componentes ácidos que contiene; lo que a su vez, favorece la aparición de sarro.

Los dulces, la bollería industrial y los azúcares son poco saludables para nuestro cuerpo y su abuso puede llevar a tener colesterol o diabetes; pero también provocan caries, pueden ser factor de riesgo de enfermedades de las encías y aumentan notablemente la sensibilidad en los dientes.

Embarazo y menopausia

Durante el embarazo, hay que tener mucho cuidado con la salud bucodental. Sin un control adecuado, una simple molestia o inflamación de las encías puede tener serias consecuencias: Desde provocar partos prematuros hasta el traspaso de agentes bacteriológicos de la madre al bebé.

Ya en la menopausia, el nivel de estrógenos disminuye, se producen desórdenes en la flora bucal, se segrega menos saliva y su composición cambia. Estar alerta previene la aparición de enfermedades.

Los niños y las caries: una mala combinación

Desde su primer año de vida, es recomendable llevar al bebé a la consulta. Hay que perderle el miedo a los dentistas, y la boca de los pequeños y adolescentes está en contínuo cambio. No solo debemos ir con ellos cuando creamos que tienen caries. Por ejemplo, entre los 6 y 7 años una buena revisión de ortodoncia puede ayudar a corregir el desarrollo maxilar y de la mandíbula, evitando así posibles daños mayores.

No olvides que es importante seguir el plan establecido con nuestro dentista para ortodoncias, prótesis o empastes; Así no tendremos ninguna sorpresa o malestar después.

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies